image

Y me voy a observar la Luna, 

como si nunca antes hubiera habido otra alguna

que con su reflejo de plateada laguna

me hace perderme en la oscuridad de su bruma.

Y me asomo a contemplar su tez escarlata

ensombrecida tras los vestigios de plata

mientras mi mente sus temores desata

pero balanza y permite su estampa

Pues recelosos caminan sin miedo

ya no quedan en mí los apegos

el resquemor lo enfría el invierno

el frío temblor ya lo quema el infierno

Y su nuca exultante se asoma

de puntillas como una amable fisgona

para insomniar a mi yo dormilona

y no permitir el dulce sueño en tumbona

Así pues, observaré el círculo complejo

empequeñecida, aquí, tan a lo lejos

seré la Alicia, que a través del espejo

se difuminó y perdió en la lejanía del catalejo.

Eclipse nocturno, epifanía lunar

esta noche soy tuya, de mí queda ya

las bondades sin penas, sólo pido humildad

para esconderme en tu lecho, y poder despertar.

(publicada aquí)

Anuncios